El juego de cabeza fenomenal de Pelé

El juego de cabeza fenomenal de Pelé

Pelé es una de las leyendas más grandes del fútbol y su habilidad en el juego aéreo es impresionante. Su capacidad para saltar alto y cabecear con precisión le otorgó muchos goles y una importante ventaja en el campo. En este artículo, analizaremos en detalle el juego de cabeza fenomenal de Pelé y cómo se convirtió en uno de los mejores cabeceadores de todos los tiempos.

El inicio de su carrera

Cuando Pelé comenzó a jugar al fútbol profesionalmente con el Santos FC de Brasil a los 15 años, ya mostraba una gran habilidad en el juego aéreo. A pesar de su baja estatura, su salto vertical era impresionante y podía superar fácilmente a los defensores más altos. Además, su capacidad para anticipar el balón y leer la dirección de los centros lo hacía aún más peligroso en el área.

Durante su carrera en el Santos FC, Pelé marcó muchos goles de cabeza, incluyendo algunos emblemáticos en finales de la Copa Libertadores. Uno de los más recordados fue el gol que marcó contra el Peñarol uruguayo en la final de 1962. En ese partido, Pelé saltó por encima de un defensor para conectar un centro y enviar el balón al fondo de la red, dando al Santos FC el título de campeón.

Su técnica

En el juego aéreo, la técnica es fundamental para tener éxito. Pelé dominaba dos técnicas principales: el cabezazo picado y el cabezazo potente.

En el cabezazo picado, Pelé saltaba con los brazos extendidos hacia arriba y la cabeza inclinada hacia abajo. Al conectar el balón, lo picaba hacia abajo, aprovechando la fuerza del salto para darle dirección y ponerlo fuera del alcance del portero.

En el cabezazo potente, Pelé saltaba con los brazos extendidos hacia atrás y la cabeza inclinada hacia arriba. Al conectar el balón, le daba una fuerza impresionante y lo enviaba con velocidad al arco. Esta técnica era especialmente efectiva cuando Pelé estaba en el área chica y tenía poco tiempo para reaccionar.

Pelé también era hábil para colocar el balón con la cabeza, aprovechando la corriente del centro para dirigirlo hacia uno de los palos del arco. Esta habilidad lo convirtió en un jugador muy completo en el juego aéreo.

Su estrategia

Pelé no era solo un jugador hábil técnicamente, sino también astuto en el área. Sabía cómo crear espacio para sí mismo y anticipar la dirección del centro del balón. También era muy bueno para engañar a los defensores, saltando antes o después de lo que esperaban y confundiendo su marcaje.

Además, Pelé se movía constantemente en el área, buscando espacio para recibir centros y sorprender a los defensores. Podía hacer rápidos cambios de dirección y aprovechar los ángulos para tener mejores oportunidades de cabecear.

Su legado

Pelé es considerado uno de los mejores cabeceadores de la historia del fútbol. Su capacidad para saltar alto, cabecear con precisión y moverse astutamente en el área lo convirtió en un jugador temido por los defensores.

Además, sus goles de cabeza le otorgaron muchos títulos y reconocimientos a lo largo de su carrera. De hecho, Pelé es el segundo goleador de cabeza más prolífico en toda la historia de la selección brasilera, solo por detrás de Ademir de Menezes.

En resumen, el juego de cabeza de Pelé es una parte fundamental de su legado en el fútbol. Su habilidad técnica, estrategia y astucia lo convirtieron en un jugador único y temible en el área. Sin duda, es un ejemplo a seguir para cualquier jugador que quiera mejorar su juego aéreo.