Cómo Pelé ayudó a Brasil a ganar su primer Mundial

Introducción

Brasil es famoso por ser la cuna de algunos de los mejores futbolistas del mundo y su selección nacional es una de las más exitosas de todos los tiempos. Sin embargo, no siempre fue así. Hasta la década de 1950, Brasil no había logrado ganar un solo título importante de fútbol. Pero todo cambió en 1958, cuando un joven jugador llamado Pelé llevó a Brasil a su primer título mundial en la historia. En este artículo, analizaremos cómo Pelé ayudó a Brasil a ganar su primer Mundial en 1958.

La historia de Pelé

Pelé nació en una familia pobre en la ciudad de Três Corações, Brasil, en 1940. Desde temprana edad mostró habilidades extraordinarias en el fútbol y se unió al equipo juvenil del Santos FC cuando tenía solo 15 años. En su primer año con el equipo, Pelé anotó 36 goles en 29 partidos, un récord que todavía no ha sido superado. Rápidamente, se convirtió en una estrella en ascenso y llamó la atención de la selección nacional brasileña.

Convocatoria a la selección

A pesar de su juventud, Pelé fue convocado para la selección nacional brasileña para la Copa del Mundo de 1958 en Suecia. Brasil había intentado ganar el torneo en varias ocasiones, pero siempre había fracasado. Sin embargo, esta vez había algo diferente. La presencia de Pelé en la selección trajo una nueva energía y una habilidad increíble a un equipo que ya estaba lleno de talento.

El camino hacia la final

Brasil comenzó el torneo con un empate 0-0 contra Inglaterra, seguido de una victoria 2-0 contra Austria. En el tercer partido, Pelé anotó su primer gol en una Copa del Mundo en la victoria por 5-0 contra la Unión Soviética. En los cuartos de final, Brasil se enfrentó a Gales y Pelé anotó otro gol en la victoria por 1-0. En las semifinales, Brasil se enfrentó a Francia, uno de los equipos más fuertes del torneo. Con un gol de Vavá y un par de Pelé, Brasil consiguió una victoria por 5-2. Pelé marcó el gol que puso a Brasil 3-1 arriba en el marcador con una genialidad que ha pasado a la historia del fútbol.

La final

En la final de la Copa del Mundo de 1958 en Estocolmo, Brasil se enfrentó a Suecia, el equipo anfitrión. Suecia se adelantó en el marcador con un gol temprano, pero Brasil empató a través de Vavá. Luego llegó el momento mágico de Pelé. A los 17 años, Pelé marcó un gol impresionante que ha sido considerado como uno de los mejores de todos los tiempos. Controló el balón sobre el hombro, se quitó a un defensa con un solo toque y luego batió al portero sueco con un disparo espectacular. Este fue el primer gol de Pelé en una final de la Copa del Mundo, y una de las razones por las que se convirtió en una leyenda del fútbol.

El legado de Pelé

La victoria de Brasil en la Copa del Mundo de 1958 marcó el comienzo de una era dorada del fútbol brasileño, en la que Pelé era el rey absoluto. Brasil ganaría otras dos Copas del Mundo con Pelé como líder (en 1962 y 1970) y Pelé sería considerado el mejor jugador del mundo en tres ocasiones diferentes. Su estilo de juego audaz, creativo y emocionante revolucionó el fútbol y lo convirtió en una leyenda en todo el mundo.

Conclusión

La Copa del Mundo de 1958 fue un momento histórico para el fútbol brasileño y para Pelé en particular. Con solo 17 años, Pelé lideró a su país a la victoria en el torneo más importante del fútbol y comenzó una carrera legendaria que duraría décadas. Hoy en día, Pelé es ampliamente considerado uno de los mejores jugadores de todos los tiempos y su legado sigue inspirando a futbolistas de todo el mundo. Gracias a Pelé, Brasil pudo ganar su primer Mundial en 1958 y allanar el camino para su éxito continuo en el fútbol mundial.